Noticias

Santuarios de Japón se preparan para dar la bienvenida a los visitantes durante el Año

5
(1)

Los santuarios en todo Japón normalmente esperarían dar la bienvenida a millones de personas para celebrar el Año Nuevo, pero la pandemia de coronavirus ha empañado el ambiente festivo esta vez, ya que el país enfrenta una tercera ola de infecciones.

Kanda Myojin, un santuario importante en Akihabara, reveló sus restricciones y contramedidas en su sitio web, centrándose en seguir los protocolos del gobierno y limitar las situaciones que podrían conducir al hacinamiento.

Es doloroso tener que imponer restricciones, ya que normalmente nos gustaría invitar a tantas personas como sea posible“, dijo el sacerdote principal Mizuki Takashima, de 27 años a la televisión japonesa.

Las visitas anuales a los santuarios de Año Nuevo llamadas “hatsumode” son practicadas por muchos en todo el país, una tradición en la que familias y amigos se reúnen en masa para presentar sus respetos durante los primeros días de enero.

Muchos a menudo se apiñan juntos en el frío mientras esperan en colas gigantes y dejan caer o arrojan monedas en la caja de ofrendas del santuario cuando se acercan al frente de la estructura.

Si bien muchos santuarios suelen permanecer abiertos incluso en las horas del crepúsculo para el Año Nuevo, algunos han decidido mantener sus puertas cerradas este año. Aunque Kanda Myojin permanecerá abierto durante la noche, ha pedido a los visitantes que eviten venir a la medianoche y a primera hora el 1 de enero.

Las personas también podrá realizar un seguimiento de cuán congestionado está el santuario sintonizando su transmisión en vivo en línea, según informan en su sitio web.

El santuario, que data del siglo VIII y alberga un pabellón principal construido en 1923, es un atractivo popular para los turistas extranjeros. Sin embargo, el número de visitantes en Japón se ha reducido a casi cero desde que el país cerró sus fronteras a los turistas para detener la propagación del virus.

El número total de visitantes también cayó alrededor del 90 por ciento en febrero“, dijo Takashima. La caída se produjo un mes antes de que el gobierno impusiera un estado de emergencia a nivel nacional que impidió que muchas personas viajaran.



El número de visitantes se recuperó en la primera quincena de junio tras la desaceleración de la pandemia y el fin del estado de emergencia a finales de mayo. Sin embargo, el número de visitantes volvió a bajar a medida que las infecciones comenzaron a aumentar de manera constante una vez más ese verano en la “segunda ola” de la pandemia.

El santuario no realiza un seguimiento del número anual de visitantes, pero dice que no se han recuperado visiblemente.

Pero a medida que la gente se abstiene de salir, espera llegar a ellos en línea. En noviembre, Kanda Myojin lanzó una plataforma de venta minorista en línea para sus “omamori“, o amuletos de buena suerte. El santuario informo creo la plataforma en respuesta a la demanda popular.

El santuario comenzó a implementar medidas contra el coronavirus en marzo, cuando el número de casos comenzó a aumentar, y requerirá que los visitantes en el Año Nuevo mantengan una distancia entre sí, así como que usen una mascarilla en todo momento. Sin embargo, no limitarán el número de visitantes dentro de sus terrenos.

Sus pautas, que también incluyen el uso de desinfectantes a base de alcohol y otros, se refieren a las medidas de seguridad establecidas por otros santuarios, pero se basan en gran medida en las recomendaciones del gobierno.

Durante los últimos 30 años, Kanda Myojin también ha realizado ceremonias de Año Nuevo en interiores para dar buena suerte a las empresas de todo Japón. Cada enero, ha realizado ritos para hasta 10,000 firmas.

Kanda Myojin 1 de enero 2019.

El santuario cuenta con 100 empleados, aunque este año  el número se limitará a siete para evitar la propagación del virus, dijo Takashima.

El santuario también se ha estado preparando para el famoso Kanda Matsuri anual a fines de la primavera, que se considera uno de los tres grandes festivales sintoístas en Japón y a menudo atrae a multitudes bulliciosas para ver el espectáculo. Sin embargo, abundan las preocupaciones sobre cómo la pandemia puede afectar el evento.

Está todo en el aire; es posible que tengamos que cancelarlo si la situación empeora, pero podriamos realizarlo si las cosas mejoran“, dijo Takashima.

Según el sacerdote, la gente encuentra consuelo en la presencia de santuarios en tiempos de crisis, con las estructuras que sirven como lugar de seguridad en un estado de incertidumbre.

Después del terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2011, que llevó al colapso nuclear de Fukushima Daiichi en el noreste de Japón, Kanda Myojin recibió a más visitantes para el hatsumode que en años promedio.

No queremos apresurar a las personas para que nos visiten”, dijo. “Mantendremos la calma y estaremos preparados para dar la bienvenida a la gente“.


How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 5 / 5. Vote count: 1

No votes so far! Be the first to rate this post.

As you found this post useful...

Follow us on social media!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies