Cultura

Los Tres Tesoros Sagrados de la Familia Imperial de Japón

Una manera de conocer un país es a través de su mitología y su historia. A pesar de las ciudades de grandes rascacielos, trenes de alta velocidad y tecnología de ultima generación, Japón es un país que aun conserva fuertes vínculos con su pasado.  Un ejemplo de ello es la historia que hoy os traemos: los Tres Tesoros Sagrados de la Familia Imperial.

La monarquía japonesa es considerada la monarquía hereditaria más antigua del mundo que ha reinado ininterrumpidamente. Se dice que desciende de la diosa del sol Amaterasu (天照), una importante diosa de la religión shinto.

La creación de Japón

Según la religión sintoísta, Amaterasu es hija de Izanagi y Izanami, dos deidades primordiales que son consideradas las responsables de la creación de las islas de Japón. Amaterasu tuvo un nieto llamado Ninigi-no-Mikoto, quien se convertiría en rey del mundo terrenal. Amaterasu lo envió para pacificar Japón y le dio tres objetos mágicos o tres regalos celestiales para ayudarle en su tarea.

Izanagi y Izanami creando Japón

Los Tres Tesoros Sagrados

Los Tesoros Imperiales de Japón o Sanshu no Jingi (三種の神器 ), conocidos como “Los Tres Tesoros Sagrados”, consisten en una espada llamada Kusanagi no Tsurugi (草薙劍), una joya o collar de joyas llamado Yasakani no Magatama (八尺瓊曲玉) y un espejo, el Yata no Kagami (八汰鏡). Se dice que estos tres objetos representan las tres virtudes primarias de Japón: el valor (la espada), la sabiduría (el espejo) y la benevolencia (la joya).

Fue el bisnieto de Ninigi, Jimmu, quien se convirtió en el primer emperador de Japón en el año 660 a. C. La actual Familia Imperial defiende que es descendiente del Emperador Jimmu, y por lo tanto, descendiente directamente de la diosa del sol Amaterasu. Se supone que Ningi dio los Tres Tesoros Sagrados a Jimmu, y de ahí se han ido pasando de generación en generación y son los objetos que legitiman a la Familia Imperial.

Las Cortes del Norte y del Sur

Durante un tiempo en el siglo XIV hubo “dos familias imperiales”, las dinastías norte y sur. De manera muy resumida, en 1246 el Emperador Go-Saga (1220-1272) abdicó en favor de su hijo Go-Fukakusa (1243-1304). Pero trece años después le presiono hasta conseguir su abdicación en favor de su hermano menor, Kameyama (1249-1305). Tras la muerte de Go-Saga se establecieron dos líneas sucesorias a partir de sus dos hijos y se elegía a cada nuevo emperador de forma alternativa entre ambas líneas.

Fuente: historiajaponesa.com

Este sistema era insostenible a largo plazo y en un momento los samurais decidieron dejar una única linea como sucesora. Obviamente a la otra linea imperial esta decisión no le gusto y se revelaron. Los samurais primero dieron apoyo a unos,  luego cambiaron  y dieron su apoyo a los otros, para finalmente darle su apoyo nuevamente a los primeros.

Al final la corte “legitima” o apoyada por la clase samurai era la Corte del Norte. Sin embargo la linea que fue expulsada, la Corte del Sur, defendía que ellos eran la corte legitima ya que tenían los Tesoros Imperiales. Aseguraban que al rendirse habían entregado una copia, y no los originales. Este episodio es un ejemplo de lo que explicábamos sobre que son los tres tesoros los que dan legitimidad a la Familia Imperial.

La ceremonia de entronización: de Príncipe a Emperador

El instante exacto en que los príncipes se convierten en emperadores es cuando reciben los Tesoros Sagrados. Por eso el pasado 1 de mayo el príncipe Naruhito recibió los Tres Tesoros. Se hizo en una ceremonia a la que solo tienen acceso algunos sacerdotes mayores, políticos destacados y miembros varones de la Familia Imperial. En algunas noticias se pudo ver un poco parte de los tesoros envueltos en una tela morada.

La ubicación de los Tesoros Imperiales

Dicha ceremonia es de los pocos momentos en el que los tres objetos estan juntos. Por seguridad, se suelen guardar por separado en tres lugares diferentes del archipiélago japonés. Debido al estatus legendario de estos objetos, la ubicación exacta de los mismos no está confirmada. Sin embargo, es de conocimiento popular que la espada se encuentra en el Templo Atsuta en Nagoya, la joya en Kōkyo (el Palacio Imperial) en Tokio y el espejo en el Santuario de Ise en Mie.

Santuario de Ise

La espada perdida…

Sin embargo, se cree que la espada es una reproducción. Durante las Guerras Genpei en 1185 que enfrento a los clanes Taira y Minamoto,  los Taira huyeron hasta la isla de Shikoku.  Allí se habían hecho fuertes gracias a su superioridad naval pero estaban arrinconados. Ante la llegada de los Minamoto, los Taira decidieron huir por mar, llevando con ellos al Emperador Antoku, de 6 años de edad. Frente a la costa de una pequeña villa llamada Dan-no-Ura, los Taira fueron derrotados. Muchos de ellos decidieron suicidarse antes de ser asesinados o capturados por los Minamoto, entre ellos la abuela del emperador. Se lanzó al mar llevándose a su nieto y los Tesoros Imperiales con ella. Según el relato, el espejo fue recuperado al momento y la joya fue recuperada poco después por los buceadores. Pero la espada se perdió para siempre. Hay una serie de textos medievales relacionados con la pérdida de la espada con diferentes teorías, como que la actual es una réplica, o que la espada perdida en el mar era una réplica y la autentica no se perdió,  o incluso que la espada fue devuelta a tierra por fuerzas divinas sobrenaturales.

Los Tesoros Imperiales en el anime

Siendo esta historia de los Tesoros Imperiales bastante conocida y popular entre los japoneses, no es de extrañar que aparezca reflejada en obras de ficción de consumo popular. Hablamos de libros, películas, manga, videojuegos, etc. Seguramente mientras explicaba en que consistía cada tesoro, algunos fans de Sailor Moon se han percatado de algo. Exactamente: los tres talismanes que aparecen en  Sailor Moon están inspirados en los Tesoros Imperiales. La espada de Sailor Urano, el espejo de Sailor Neptuno y la joya de Sailor Pluto.

Bibliografía

López-Vera, Jonathan. “Historia de los samurais”, (lo podéis comprar aquí) Barcelona, Cataluña: Satori Ediciones

López-Vera, Jonathan. “El periodo Kamakura (1185-1333), primer gobierno samurai” en HistoriaJaponesa.com, 2013.

López-Vera, Jonathan. “La Restauración Kenmu (1333-1336)” en HistoriaJaponesa.com, 2015.

López-Vera, Jonathan. “Primera mitad del periodo Muromachi (1336-1467)” en HistoriaJaponesa.com, 2016.

López-Vera, Jonathan. “Las Guerras Genpei (1180-1185), los samurais llegan a la historia japonesa” en HistoriaJaponesa.com, 2013.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies