Osaka

Uno de los secreto mejor guardados de Osaka: El templo Katsuo-ji

0
(0)

Entre las montañas del norte de Minō y a 40 minutos en autobús desde Osaka nos aguarda uno de los secretos mejor guardados por los locales y afortunadamente, poco colonizado por los turistas. Hoy os hablaremos de este templo, el templo de la fortuna ganadora, el Katsuo-ji.

Historia del templo

Daruma, Katsuo-ji, Osaka, MinooKatsuo-ji (勝尾寺) es un templo budista de 1.300 años conocido entre los japoneses por considerarse el lugar donde se obró la milagrosa recuperación del emperador Seiwa, quien sufría de una terrible enfermedad. Según cuenta la leyenda, el agradecido emperador, gozando de renovada salud, otorgó al templo el nombre de Katsuo-ji.

Siguiendo la lectura de los kanjis escogida por el rey, el santuario pasó a ser llamado “El templo que venció al Emperador”. Desde el templo pensaron que el nombre podía llegar a ser cuanto menos problemático, y decidieron cambiar el kanji de Emperador (王) por el de cola (尾), dado que en japonés son palabras homónimas —ambas se pronuncian “ou”— y así suavizaban el significado.

Gracias también al primer kanji del nombre “勝”(victoria), el templo empezó a ganar celebridad y se convirtió en un lugar de peregrinación para todos aquellos que buscaban hallar la suerte en batallas, negocios, estudios o enfermedades.

Vinculado a la fortuna, el templo enseguida se llenó de estatuas de daruma, unos amuletos que representan a Bodhidharma, el monje que fundó el Budismo Zen.

Según la tradición japonesa, todos aquel que desee hacer realidad su deseo debe comprar un daruma y pintar una de sus pupilas, generalmente la derecha. Hecho esto, debe establecer una meta y luego colocar el muñeco en una zona muy visible de su casa. Al verlo siempre le recordará su meta y le ayudará a tenerla presente. Una vez llegue la fortuna y la meta se alcance, el daruma gana su segundo ojo y el afortunado debe regresar al templo donde adquirió el daruma, donde lo ofrecerá para ser quemado en una ceremonia al final del año.

Podéis leer un poco más de historia y significado de los Daruma en este post anterior.

Darumas por todas partes

Daruma, Katsuo-ji, Osaka, Minoo

Debido a la fama del templo, miles de locales pasan por el templo para pedir fortuna sirviéndose de los daruma de éste templo, que son a su vez omikuji —debajo de los muñecos hay un hueco que contiene una lectura de la fortuna de aquel quien lo obtenga—.

Daruma, Katsuo-ji, Osaka, Minoo

Más allá de su historia milenaria y su conocida capacidad de interceder en la suerte de las personas, el verdadero reclamo del templo son sus jardines colmados de daruma. Los visitantes del Katsuo-ji que obtienen los omikuji en forma de daruma suelen dejarlos custodiando su suerte en el mismo templo,  colocándolos por todo el templo, decorando cada recoveco imaginable.

Daruma, Katsuo-ji, Osaka, Minoo

Sin duda la “caza” del daruma es el mayor divertimiento durante la visita. Andar por los caminos y encontrar una figura en el sitio más inesperado, en una linterna o entre dos piedras, en lo alto de una rama o en un hueco entre ventanas es el mayor entretenimiento de la visita.

Post relacionado: 



El templo y las estaciones

Por si aún no te habíamos convencido, el templo Katsuo-ji es famoso por su gigantesco jardín, que fue creado con la voluntad de mantener su belleza a través de las estaciones. De esta manera, vayas en verano, otoño, invierno o primavera, el jardín siempre se revela al visitante lleno de flores y decoraciones estacionales.

En primavera el templo recibe su pico de visitas al encontrarse plantados más de una docena de diferentes tipos de cerezo: Hikanzakura, Shidarezakura, Yaezakura, Yamazakura entre otros, que florecen de forma tardía dando margen a aquellos que hayan perdido la oportunidad de ver los cerezo —o aquellos que deseen ver más–. Pasada la floración del cerezo llega la de las azaleas y más adelante las hortensias, de las cuales hay 3.600 salpicando todo el templo.

El templo Katsuo-ji
Fotografía by: Tim Wilkinson

Sin menospreciar la primavera, la estación más espectacular para visitar el templo es el otoño, cuando las hojas de color amarillo, naranja y rojo forman túneles alrededor de los templetes principales y los daruma se ven envueltos en hojas rojas de momiji.

Una recomendación para aquellos que visiten el templo durante la temporada alta (floración de cerezos y otoño) es que se acuda al templo justo a la hora de apertura o cerca de la hora de cierre, evitando la franja horaria de 10h a 15h.

Post relacionado:



Cómo llegar al Katsuo-ji

  • En tren: Línea de metro Midosuji hasta Esaka, allí permanecer en el vagón hasta Senrichuo Sta. Una vez allí coger el bus Hankyu línea 29 hasta Katsuo-ji (normalmente desde la Plataforma 4). El bus local sólo circula 3 veces al día entre semana, 6 en fin de semana. Tenéis los horarios en la página del templo: www.katsuo-ji-temple.or.jp/access
  • Otra opción es coger un taxi desde Senrichuo que nos llevará unos 15 min (11 kilómetros).
  • También cabe la posibilidad de realizar una pequeña excursión/hiking desde las cataratas de Minō. El Katsuo-ji está a aproximadamente 5km desde las cataratas, caminando siguiendo la carretera que se eleva hacia la montaña: llegar hasta el templo os llevará una hora a paso ligero.
Horario del templo:

Laborables: 8:00 17:00

Sábado: 8:00 17:30

Domingo y festivos nacionales: 8:00 18:00

Tarifa adultos: 400¥, niños 300¥.

Web: www.katsuo-ji-temple.or.jp/




How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

No votes so far! Be the first to rate this post.

As you found this post useful...

Follow us on social media!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies