Durante 10 meses, Fumiya, un guardia de seguridad japonés de 26 años, ha estado viviendo en un cibercafé que funciona las 24 horas. Dentro de un pequeño cubiculo dónde difícilmente puede pararse. Se sienta encorvado frente a una pantalla luminosa, fumando sin parar y bebiendo gaseosa entre sus turnos de trabajo. Cuando puede dormir, pone una manta sobre su cabeza para bloquear las luces fluorescentes.

Fumiya está ahí porque no puede pagar la renta de un apartamento con su trabajo de medio tiempo como guardia de seguridad. Ahora, por el equivalente a $15 dólares por noche, se queda en un pequeño cuarto del café y considera que tiene suerte de encontrar un lugar barato para vivir, asegurando que el lugar está “bien equipado” porque posee duchas y servicio de lavandería.

Los habitantes del café que trabajan, como Fumiya, son protagonistas del documental llamado Net Café Refugees (Refugiados en los cibercafé), dirigido ​por la fotoperiodista Shiho Fukada. De acuerdo con el documental, los rigurosos turnos de trabajo que tienen algunas personas en Japón y el aumento de los trabajadores de medio tiempo han creado incontables “refugiados” que no pueden pagar apartamentos y deben vivir en estos centros por todo el país.

Fumiya no está sólo: de acuerdo a​ una encuesta llevada a cabo por el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón en el año 2007, cerca de 5400 personas vivieron por largos periodos en cibercafés debido a que no podían encontrar un espacio asequible.

Estos refugiados en cibercafés comenzaron a aparecer alrededor de 1990 y se han incrementando durante la última década, de acuerdo al documental. El fenómeno es parte de una crisis mayor que afecta a los trabajadores de Japón, en parte debido a ​la legalización parcial del trabajo de medio tiempo con contrato en 1986 y su legalización completa en 1999. Desde entonces la proporción de trabajadores con contratos a corto plazo aumentó un 38 por ciento, de acuerdo a representantes de sindicatos que aparecen en el filme, los que aseguran que estos contratados ganan “menos de la mitad de lo que gana un empleado a tiempo completo“.

“Esta disparidad lleva directo a la pobreza” él dice.

Los trabajadores asalariados también tienen sus propios problemas. Un antiguo trabajador que aparece en el documental, llamado Tadayuki Sakai, ha vivido en el cibercafé por cuatro meses. Anteriormente trabajaba a tiempo completo en una compañía de tarjetas de crédito, pero dice que se deprimió severamente luego de trabajar entre 120 y 200 horas extras cada mes. Sakai dice que no tenía tiempo de ir a casa y se veía forzado a dormir siestas en la oficina antes de continuar trabajando. Luego que sus compañeros de trabajo y su jefe comenzaron a presionarlo por ser débil, Sakai eventualmente renunció.

Creo que hay muchas personas así en Japón” dijo, hablando de su depresión. Sakai está en lo cierto. El país tiene ​una de las tasas más altas de suicidio en el mundo( Aunque con el paso de los años ha disminuido mucho), en parte relacionado a los suicidios motivados por problemas en el trabajo. De hecho estos suicidios se han hecho tan comunes que una palabra nació para describirlos, se dice “karōshi” y ​significa literalmente “muerte por mucho trabajo“. La primera ley para combatir este problema ​fue promulgada el 2014.

Te puede interesar:  “karoshi” Muerte por exceso de trabajo en Japón

Tadayuki Sakai, un trabajador japonés que vive en un cibercafé, dejó su trabajo luego de ser diagnosticado con depresión. Imagen: Shiho Fukada

Fukada, directora de la película, menciono que estos problemas son las dos caras de la misma moneda en Japón.

Hay un enorme desequilibrio en el mercado laboral y algunos sienten que están forzados a trabajar hasta la muerte, mientras otros no ganan lo suficiente como para sobrevivir” dice ella. “La gente sin empleo quiere obtener trabajos, sin importar si son a tiempo completo o no. Los trabajos temporales no tienen estabilidad o perspectivas a futuro, entonces quieren un trabajo de tiempo completo. Pero cuando tienen un trabajo de tiempo completo, lo que les espera son largas horas y mucho estrés. No importa que decidan porque no hay salida“.

Ella dice que esta historia es importante porque los japoneses raramente comparten sus problemas con los demás, prefieren “sufrir en privado“.

Decidí hacer esta serie porque quiero mostrar algunas de las condiciones extremas en que las personas están obligadas a trabajar en Japón y quiero mostrar cómo las personas están siendo tratadas como maquinas desechables cada vez más” ella dijo.

A medida que Japón soluciona ​la recesión del 2014, la que fue peor de los pensado inicialmente, las películas de Fukada documentan problemas económicos y otros que continúan aquejando a los trabajadores. Net Café Refugees es sólo un film dentro de la serie “Los trabajadores desechables de Japón” (o “Japan’s Disposable Workers” en inglés).

comments

Author

Japón al alcance de tus manos. Vídeos, noticias, vida diaria, curiosidades, lugares que no conocías y mucho más!