Si sabes algo sobre Tokio, entonces es muy probable que hayas oído hablar de Shinjuku, el barrio que nunca duerme.

Shinjuku es uno de los principales centros económicos de Japón. Su estación de tren es la más concurrida del mundo, y probablemente en la que más extranjeros se hayan perdido. Como cualquier gran centro de negocios, Shinjuku tiene dos zonas muy diferenciadas. Por un lado, la zona de oficinas y edificios oficiales y por el otro lado, la zona de ocio. Cuando viajamos, es interesante ver ambos lados y comparar el contraste.

En esta entrada os hemos enumerado 5 puntos de interés para ayudaros a organizar vuestro viaje a Japón. ¡Mira estos lugares y empieza a agregar cosas a tu itinerario para aprovechar al máximo tu visita!

1. Gobierno Metropolitano de Tokio

El Gobierno Metropolitano de Tokio, abreviado como Tochō, es una parada imprescindible cuando visitéis Shinjuku. Tokio esta dividido en 23 barrios o “ku”, cada uno con su propio ayuntamiento. Pero estos ayuntamientos están gobernados por el Gobierno Metripolitano de Tokio. Sus dimensiones y su arquitectura única ya seria motivo suficiente como para ir a verlo, pero además tiene un mirados gratuito. En la foto podéis observar que hay dos enormes torres. En la planta 45 de cada una de esas torres hay un mirador, y ambos se alternan durante el día: cuando uno esta abierto el otro esta cerrado y viceversa. Ambos miradores nos ofrecen unas vistas impresionantes de la ciudad y son completamente gratuitos.  En los días despejados se puede ver el Monte Fuji. Sin embargo, os recomendamos ir cuando haya anochecido, que es cuando las vistas son más bonitas.

Te puede interesar: Revive el pasado de Japón en estos 4 lugares en Shinjuku.

2. Omoide Yokocho

Omoide Yokochō, que traducido seria algo así como “La calle de los recuerdos” es un pequeño callejón perdido en la inmensidad de Shinjuku. De escasos 5 minutos de recorrido esta pequeña calle es muy popular entre los turistas ya que es como viajar al Shinjuku de los años 50. Lleno de pequeños puestos de yakitori, Omoide Yokocho es perfecto si queréis saber como era la vida después del trabajo en la época de la post-guerra. Eso sí, no os recomendamos cenar en uno de los puestos de comida de esta calle. Al ser muy concurrida por los turistas, los precios están inflados.

 

3. Kabukicho

Kabukicho es el conocido como “barrio rojo” de Shinjuku. Mientras paseamos por sus calles es frecuente ver anuncios de chicas ligeras de ropa que se ofrecen a dar masajes o los famosos kyabakura y host clubs. También tiene una zona de love hotels. Pese a esto, lo cierto es que es una zona de ocio bastante normal entre los japoneses. Hay restaurantes, karaokes, tiendas, cines y otras actividades de las que poder disfrutar un sábado noche con amigos.

Además, si os fijáis bien podéis encontraros con el mismísimo Godzilla. Hace cosa de dos años, al final de la calle principal construyeron un cine, propiedad de Toho Cinema. Los encargados de la sección de marketing de Toho Cinema decidieron construir un Godzilla de 12 metros. Probablemente esta decisión estuvo influenciada por el lanzamiento de la nueva versión recientemente. Si os ponéis al principio de la calle principal, a la altura del Don Quijote, tenéis una imagen muy similar a la de Godzilla vs. Mothra de 1992.

* Recomendación de parada: Robot Restaurant

Dentro del sinfín de restaurantes temáticos que hay en Japón, uno de los que más llama la atención de los extranjeros es sin duda el “Robot Restaurant”. Ubicado entre las calles de Kabukicho, este restaurante ofrece un espectáculo de lucha o baile de robots mientras cenas. Dichos robots están pilotados por chicas. Cenar aquí puede resultar una experiencia totalmente diferente, aunque os advertimos de dos cosas. La primera es que resulta bastante epiléptico. Hay muchas luces y la música esta exageradamente alta. La segunda, que no es un sitio barato. El precio por la cena ronda los 6.000 yenes.

4. Santuario Hanazono

No solemos recomendar ver muchos templos y santuarios durante el viaje porque puede acabar saturando. Sin embargo, si tenéis varios días libres por Tokio y os gustan los templos y santuarios, el santuario Hanazono es una buena opción. Esta un poco hacia la derecha de Kabukicho, y puede ser una manera de tomar un respiro del bullicio reinante en Shinjuku.

5. Shinjuku Gyoen

Entre tanto caos, ladrillo y tumulto de gente, hay un lugar para la calma en Shinjuku. Os hablamos del parque nacional Shinjuku Gyoen. A diferencia de lo que pasa con otros parques como el de Yoyogi o el de Ueno, el Shinjuku Gyoen es de pago. Sin embargo cuesta apenas 200 yenes y vale mucho la pena pues no es un parque normal como los anteriormente mencionados. El Shinjuku Gyoen se caracteriza por tener tres ambientes diferenciados o tipos de jardines distintos. El jardín japonés, el jardín inglés y el jardín francés.  Antiguamente era un jardín imperial, pero después de la Segunda Guerra Mundial fue abierto al publico.

Y hasta aquí la entrada de hoy. En un sitio como Shinjuku, hay siempre millones de cosas por hacer y sitios que ver, pero aquí hemos preferido dejar los que a nuestro parecer son los que no puedes perderte en una primera visita. Para lo fans de Final Fantasy o os recordamos que en Shinjuku tenéis la tienda oficial de Square Enix, ARTNIA. Os hablamos de ello en esta entrada.

ARTNIA, la tienda oficial de Square Enix en Tokio.

Por si queréis ir abriendo boca y ver un poco más en directo como es Shinjuku, os dejamos este vídeo.

comments

Author

Graduada en Estudios de Asia Oriental con mención en Japón (Universidad Autónoma de Barcelona). Máster en curso en Dirección y gestión de empresas turísticas (Universidad Rey Juan Carlos). Catalana de nacimiento, pero con la mitad de mi corazón en Tokio, donde he vivido casi dos años y medio, primero estudiando japonés en ISI Language School y luego en Akamonkai Japanese Language School.
Soy sólo una niña perdida que como Peter Pan no quiere crecer y le encanta viajar por el mundo. Creo en la magia y los cuentos de hadas. Además de viajar me gusta leer (que es otra manera de viajar), escribir, la historia, la cultura, la música y los doramas.