Noticias

Madres trabajadores preocupadas por la escasez de guarderías en Japón

No todo es felicidad para una madre que espera a su segundo hijo- ella se preocupa por encontrar una guardería para el bebé que viene.

Me preocupa si voy a poder encontrar una antes de que vuelva a trabajar”, dijo una oficinista de 34 años mientras jugaba con su hijo de 6 años en un parque de la ciudad. Al sudoeste de la ciudad japonesa de Oita.

Había 350 niños en la lista de espera para la guardería en Oita a partir de abril de 2016, el octavo número más grande entre todos los municipios japoneses. La cifra subió a 463 esta primavera.

En todo Japón, la cifra era de 23.700 a partir de abril.

El primer ministro Shinzo Abe se había comprometido previamente a reducir el número de niños en las listas de espera de guarderías a cero a finales de marzo próximo en virtud de su estrategia de crecimiento para conseguir más mujeres en la fuerza de trabajo.

Pero en mayo se pospuso la fecha objetivo en tres años hasta finales de marzo de 2021, citando un aumento en las madres trabajadoras, lo que resulta en una mayor demanda de cuidado infantil.

Los críticos y algunos legisladores, incluso desde el campo gubernamental, son escépticos sobre la factibilidad de alcanzar el objetivo incluso durante la extensión de tres años.

En Oita, un funcionario del gobierno de la ciudad atribuyó la escasez local de guarderías a una afluencia de población.

La gente viene de otros municipios de la prefectura de Oita y la población se ha concentrado en una zona“, dijo el funcionario citando bloques alrededor de la estación JR Oita, donde se están construyendo muchos apartamentos. “La demanda de guarderías está aumentando“.

El problema de la concentración de la población es compartido por muchas otras capitales prefecturales del país.

El gobierno de la ciudad de Oita planea agregar mas espacios para 941 niños este año fiscal, más del doble que el año anterior.

El gobierno estatal ha pospuesto el objetivo (de reducir a cero a los niños en las listas de espera para guarderías) hasta el final del año fiscal 2020, pero nuestra ciudad pretende alcanzar el objetivo en abril próximo“, dijo el alcalde de Oita, Kiichiro Sato.

Menciono que Oita necesita mejorar los servicios de guarderías para mantener a su población, aunque hacerlo puede implicar una enorme carga financiera.

Los esfuerzos del gobierno para hacer frente a la escasez de guarderías comenzaron en 2001 luego de que el primer ministro Junichiro Koizumi se comprometiera durante su discurso inaugural de política en el parlamento para abordar el tema.

Alzando el tema durante su primer discurso parlamentario reflejó la habilidad política del Sr. Koizumi“, dijo Mariko Bando, canciller de la Universidad de Mujeres de Showa.

Bando, que en aquella época era director de la Oficina de Igualdad de Género de la Oficina del Gabinete, dijo que en ese entonces, muchas madres japonesas creían que debían quedarse en casa hasta que sus hijos cumplieran 3 años.

La guardería fue considerada como un mal necesario“, dijo.

Varios años después de que Koizumi planteara la cuestión, la capacidad de guarderías de Japón aumentó entre 25.000 y 30.000 anualmente. El número de niños en la lista de espera cayó de 25.000 en el año fiscal 2002 a 18.000 en cinco años.

En el año fiscal 2007, sin embargo, el crecimiento de la capacidad comenzó a desacelerarse y la lista de espera se alargó nuevamente.

Bando atribuyó la desaceleración a las fuerzas conservadoras en el gobernante Partido Democrático Liberal (Partido Liberal Democrático) que defienden a las mujeres que permanecen en casa ganando fuerza otra vez.

La tendencia fue prominente después de que Abe sustituyera Koizumi en 2006 en su primer término como primer ministro.

Abe renunció en 2007. Después de que él volviera al poder en 2012, cambió su postura y comenzó a abogar agregar más trabajadoras a la mano de obra como pilar de su estrategia del crecimiento.

Un obstáculo importante para aumentar la capacidad de las guarderías es la escasez de trabajadores.

Tenemos que saber que se necesita tiempo para desarrollar los recursos humanos“, dijo Masako Maeda, profesor de la Universidad de Konan, que se desempeñó como teniente de alcalde entre 2003 y 2007 en Yokohama, Prefectura de Kanagawa, una ciudad conocida por sus ambiciosos esfuerzos para reformar su sistema de cuidado de los niños.

Maeda dijo que construir guarderías a un ritmo rápido ha causado un círculo vicioso. La falta de personal conduce a que los trabajadores trabajen horas extras, y dejar de atender bien a los niños debido al agotamiento.

Cuando construimos los centros, debimos haber entrenado a un número suficiente de trabajadores también“, dijo Maeda.

La lenta mejora ha generado frustración e indignación entre las madres trabajadoras.

En febrero de 2016, un blog anónimo titulado “No pude conseguir la guardería – ¡muere Japón!” se volvió viral.

Esto provocó una protesta contra la escasez de guarderías entre los padres que trabajan frente al edificio de la Dieta en Tokio. El campo de oposición también pidió una mejora.

Un legislador del PLD que sirvió en un puesto ministerial dijo: “Antes era natural que una madre renunciara a su trabajo para cuidar a su bebé“.

Maeda, de la Universidad de Konan, dijo que “se deben inyectar cantidades sustanciales de dinero de los impuestos para aumentar los salarios de los trabajadores de las guarderías.”.

Por otra parte la empresa de tiendas de conveniencia (Konbini) 7-Eleven abrirá guarderías para los hijos de sus empleados.

 

Con esta medida esperan atraer a más madres para que se incorporen a su fuerza laboral y retener a las que ya forman parte de ella.

La primera guardería será abierta en septiembre en Tokio y la segunda en Hiroshima en octubre. Aceptarán niños de hasta dos años.

La de Tokio tendrá una capacidad para 30 niños, mientras que la de Hiroshima podrá recibir a 19.

¿Dónde funcionarán? En el segundo piso de locales de 7-Eleven ya existentes. ¿Horario? De 8 a. m. a 8 p. m. ¿Precios? Aún no están definidos, pero serán más baratos que los de las guarderías comunes. Eso será posible gracias a aportes del gobierno y de la misma compañía.

Es posible que también acepten a niños de la zona que no sean hijos de trabajadores.

Si las cosas marchan bien, se abrirán otros guarderías.

Un alto directivo de la compañía admitió que están teniendo dificultades para conseguir empleados. Aunque por lo general las :konbini reclutan a jóvenes, ante la escasez de personal están contratando a cada vez más mujeres y ancianos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies