En japón Ya están construyendo una isla de mil hectáreas con la basura que se genera en la megalópolis de Tokio (la última cifra oficial es de 2,7 millones de toneladas en 2014).

La han llamado Wasteland, está en la bahía de Tokio y alberga un centro de tratamiento e incineración de residuos. Pero se está ampliando para convertirla en una zona verde, un parque acuático y un embarcadero de mercancías cuya apertura se prevé hacia 2038.

La parte que ya está más avanzada se llama Umi no Mori (Bosque del Mar). “Se creó para convertir algo negativo —la basura que genera la gente a diario— en algo positivo. Dará luz a una área de árboles que se plantarán y cuidarán por los tokiotas, convirtiéndose en un bosque maravilloso”, dijo su creador, el célebre arquitecto Tadao Andô.

Sus cimientos miden 30 metros de profundidad y están hechos de cenizas de basura incinerada o pulverizada, en el caso que no se pueda quemar, y de desechos procesados de las alcantarillas. Y todo esto se mezcla y se cubre con tierra.

La gestión de residuos en Tokio ha preocupado especialmente al gobierno desde los 70’s, cuando la ciudad se estaba ahogando en su propia basura a causa del desmesurado crecimiento que experimentó el país tras la postguerra. Desde entonces, varios planes se han llevado a cabo para una mejor gestión de los residuos pero el que ha tenido más éxito sucede en la conciencia de sus habitantes: reduce, reutiliza y recicla.

Así, es en cada casa y negocio de esta ciudad extremadamente densa, todos los japoneses separan cuidadosamente los residuos en los que se pueden reciclar y los que son o no incinerables. A los primeros pertenecen los envases PET, el cristal, los periódicos, los cartones y los aparatos electrónicos; a los segundos, la basura orgánica, las bolsas de plástico, el papel y la ropa; y a los terceros, el cristal, los metales, las baterías, la cerámica y los componentes electrónicos.

 

comments

Author

Japón al alcance de tus manos. Vídeos, noticias, vida diaria, curiosidades, lugares que no conocías y mucho más!