Gobernadora de Tokio: para proteger a Japón, los extranjeros no deben votar

El flamante Partido de la Esperanza, de la gobernadora de Tokio Yuriko Koike, se opone a otorgarle el derecho a votar o participar en elecciones a los extranjeros que residen en Japón.

En declaraciones que recoge Japan Times, Koike dijo que la medida es necesaria para proteger los intereses nacionales.

Tenemos que abordar el tema desde la perspectiva de cómo proteger a nuestra nación”, afirmó.

Koike dijo que si los extranjeros pudieran votar y competir en elecciones locales, en islas pequeñas y pocos pobladas esos extranjeros podrían ejercer un poder significativo.

Una posición similar defendió el Partido Liberal Demócrata (PLD), del primer ministro Shinzo Abe, en 2010 cuando se opuso a un proyecto de ley del entonces gobierno del Partido Democrático para conceder a los extranjeros el derecho a votar y participar en elecciones locales.

El PLD calificó la iniciativa como un “mal sin precedentes” que “destruiráJapón.

Haciendo hincapié en que la Constitución establece que votar es un derecho “inherente a los ciudadanos japoneses”, el PLD sostuvo que si los extranjeros pudieran elegir y ser elegidos, en islas remotas cerca de países vecinos, como la de Tsushima en la prefectura de Nagasaki, podrían ejercer una “influencia significativa” en la toma de decisiones en los municipios, lo que afectaría la forma en que opera todo el país.

La gobernadora de Tokio ha hecho de la diversidad uno de sus principios fundamentales. Tal parece, sin embargo, que esa diversidad no incluye a los residentes extranjeros.

Critican a gobernadora de Tokio por estar en contra de que los extranjeros voten.

Por otro lado los miembros del opositor Partido Democrático de Japón que van a participar en las elecciones a la Cámara Baja el 22 de octubre con la camiseta del Partido de la Esperanza, de la gobernadora de Tokio Yuriko Koike, deben firmar un documento en el que muestran su acuerdo con una serie de principios políticos.

Entre ellos, el rechazo a darle el voto a los extranjeros que residen en Japón, revela Mainichi Shimbun.

No debería sorprender, pues ya en 2016 Koike expresó su posición. “¿Qué pasaría si personas con ciertas intenciones llegaran en masa a la isla de Yonaguni (en la prefectura de Okinawa), situada en nuestra frontera nacional? “, preguntó.

Incluso antes, cuando integraba el Partido Liberal Demócrata, del primer ministro de Japón Shinzo Abe, Koike era una conocida opositora a permitir que los extranjeros tuvieran derecho a votar.

Cuando el Partido Democrático gobernaba Japón, su entonces secretario general, Ichiro Ozawa, dijo que estaba considerando presentar un proyecto de ley para permitir a los residentes extranjeros el derecho al voto en las elecciones locales.

En una reunión en la Dieta en enero de 2010, Koike cuestionó: “¿A qué país está sirviendo el Partido Democrático de Japón?”.

La gobernadora de Tokio ha sido criticada por su postura.

A medida que la población se reduce, se hace económicamente necesario que se acepten más extranjeros en la sociedad japonesa. La posición de Koike muestra que ella no está mirando el tema desde una perspectiva a largo plazo”, dice el profesor universitario Kan Kimura.

Por su parte, la profesora de ciencias políticas de la Universidad de Sofía, Mari Miura, declara: “A pesar de su declaración de ‘conservadurismo tolerante’, sus palabras y acciones huelen a retórica antiextranjera”.

El derecho al voto en las elecciones es una manera de comunicar opiniones de los residentes sobre cómo sus vidas pueden mejorar a nivel local. Continuar tratando a los residentes extranjeros como forasteros es desconcertante”, dice Kiyoe Ito, cabeza de una organización en la prefectura de Aichi que apoya a los niños extranjeros.

Koike no siempre estuvo contra otorgarle el derecho al voto a los extranjeros. En 1999, en la Dieta, dijo: “Hay muchos extranjeros viviendo con residencia permanente, trabajando y pagando impuestos en la región de Kansai. Quisiera expresar mi respeto hacia la propuesta (de dar a los extranjeros la facultad de votar)”.

Mainichi recuerda que en 1995 el Tribunal Supremo de Japón desestimó una demanda presentada por residentes coreanos que solicitaron registrarse como votantes.

El “derecho inalienable” a elegir a sus funcionarios públicos, establecido en el artículo 15 de la Constitución, no se extiende a los residentes extranjeros, sentenció el tribunal que, sin embargo, instó a los políticos a tomar una decisión con respecto al derecho al voto de los extranjeros, indicando que la creación de leyes que lo permitiría no violaría la Constitución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *