Tiendas de conveniencia en Japón, cada vez más interesadas en contratar extranjeros

La escasez de mano de obra en Japón está afectando a las tiendas de conveniencia. El número de jóvenes, la fuente tradicional de empleados a tiempo parcial para las konbini, se está reduciendo. Por ello, este tipo de establecimientos está desplegando esfuerzos para reclutar a trabajadores extranjeros.

Asahi Shimbun revela las medidas que están tomando las principales cadenas, FamilyMart, Lawson y Seven-Eleven Japan, para ampliar la presencia extranjera en su fuerza laboral.

FamilyMart llevó a cabo una sesión de reclutamiento en las escuelas de idiomas para estudiantes extranjeros.

La cadena tiene alrededor de 200.000 empleados. Aproximadamente 10.000, o el 5 %, son extranjeros.

La escasez es aguda, pues el 80% de sus tiendas de franquicia tienen dificultades para contratar personal.

Hace poco, el presidente de FamilyMart, Takashi Sawada, se reunió en Tokio con cinco empleados extranjeros, de países como China y Nepal, para discutir ideas sobre cómo atraer a más personal extranjero y mejorar las condiciones laborales en las tiendas.

Un nepalés dijo que los extranjeros tienden a pensar que el trabajo en las tiendas de conveniencia “es difícil”.

Una chica china reveló su desconcierto cuando intentó por primera vez operar una máquina en una konbini que permite a los usuarios comprar entradas para eventos deportivos y conciertos, entre otros espectáculos públicos. Por ello, sugirió el uso de instrucciones fáciles de entender.

El presidente de FamilyMart sugirió colocar en Facebook vídeos del personal extranjero que trabaja en sus tiendas para mejorar la imagen de la empresa.

Aún nos falta una buena comunicación con el personal extranjero”, admitió.

Por su parte, Lawson abrió un curso de formación en Vietnam en junio pasado para jóvenes que tienen previsto estudiar en Japón. Los estudiantes reciben clases sobre el servicio en las tiendas de conveniencia en Japón, el trato a los clientes y las costumbres japonesas en general.

Lawson intenta atraer a los jóvenes diciéndoles que el trabajo en las konbini es una oportunidad para mejorar su dominio del nihongo y su conocimiento de la cultura japonesa.

Unos 1.000 estudiantes han asistido a sus clases hasta la fecha.

Mientras tanto, Seven-Eleven Japan creó un manual de japonés fácil para mostrar a sus trabajadores extranjeros cómo revisar y exhibir los productos en sus tiendas.

Especialmente en las tiendas con muchos visitantes extranjeros, la diversidad de personal podría ser una fortaleza y vista como una señal de nuestra hospitalidad”, dijo un representante de la compañía.

Gracias al gran interés mostrado por estas empresas los trabajadores extranjeros han aumentado significativamente: Crece número de trabajadores extranjeros en 7-Eleven, FamilyMart y Lawson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *