En Japón ya hay robots capaces de oficiar funerales

El miedo a que los robots se adueñen de los puestos de trabajo de las personas llega ahora a un sector inesperado. Una empresa japonesa se ha propuesto que los robots sean capaces de oficiar funerales, y lo han conseguido con éxito.

Japón es el país líder a la hora de innovar con los robots, a los que les han dado diferentes funciones durante los últimos años. Sin embargo, el robot sacerdote es el más curioso que hemos conocido hasta el momento. ¿Pensaste en algún momento presenciar un funeral oficiado por un robot y no por una persona?

Seguramente no hubieses creído que esa posibilidad fuese realidad, pero la empresa japonesa Nissei Eco ha otorgado una nueva función a Pepper, su robot pluriempleado. Presentado en 2015, Pepper mide 1,2 metros de alto y ya ha trabajado en bancos, en restaurantes de sushi y hasta en residencias de personas mayores.

Pepper cambia ahora radicalmente de empleo para mostrar su amplia diversidad, según ha informado  The Japan Times.

Nissei Eco ha creado un nuevo grupo de robots de este modelo que puede permitir que los ciudadanos ahorren una gran cantidad de dinero al organizar sus funerales. Vamos a ver cómo trabaja Pepper. ¿Merece la pena contratarle?

Pepper, el monje budista

Según informa el diario The Japan Times, los funerales pueden alcanzar un alto coste en el país nipón, por lo que la llegada de Pepper es ideal. La empresa creadora ha sido consciente de ello y ha dirigido a los robots hacia un nuevo nicho de mercado.

Las primeras informaciones apuntan a que Pepper se ha convertido en un monje budista capaz de oficiar funerales en Japón. Las funciones de Pepper durante el oficio son amplias, aunque, por el momento, aún debe ser vigilado por un monje humano para que el rito pueda ser completado sin ningún problema.

Pepper es un robot capacitado para oficiar funerales, por lo que permitirá ahorrar mucho dinero a los ciudadanos. The Japan Times

Como puedes ver en la imagen anterior, Pepper viste con los trajes tradicionales de los monjes budistas, integrándose al 100% en el rito que oficia. Este robot no se limita a presenciar el funeral y ejerce algunas funcionas que no hubieses pensado antes. Imagínate a Pepper cantando, ¿lo contratarías?

El robot inteligente de Nissei Eco está entrenado para que cante mantras y recite sutras típicos de la religión budista. Además, la pantalla que Pepper porta en su parte frontal también muestra mensajes durante la ceremonia.

Según International Business Times, no es la primera vez que las nuevas tecnologías son aplicadas para ritos funerarios. El medio afirma que algunos templos ya cuentan con pantallas táctiles que permiten a los familiares recuperar las urnas de sus seres queridos y mostrar sus condolencias.

La presencia de Pepper en los funerales no solo muestra el avance de la tecnología, sino que también ofrece a los japoneses una segunda opción muy interesante, como conocerás a continuación.

Este robot puede ser un salvador para los japoneses

Antes mencionábamos el alto precio que tienen los funerales en Japón, algo en lo que hace mucha incidencia The Japan Times. Los ciudadanos japoneses que quieren contar con un funeral budista tienen que pagar hasta un millón de yenes, algo que, al cambio a euros o dólares, te haría replantearte si realmente quieres este tipo de despedida.

Un millón de yenes es sinónimo de más de alrededor de 7.700 euros o 9.000 dólares americanos. Esta es una cantidad muy grande para los japoneses, por lo que la llegada de Pepper puede suponer un auténtico alivio para sus bolsillos.

Pepper es capaz de cantar mantras y recitar sutras durante la celebración del funeral. The Japan Times

Según el reporte, contratar a Pepper para que oficie un funeral puede ascender a 50.000 yenes (388 euros/457 dólares americanos). Como ves, la diferencia es enorme y permite a los japoneses ahorrarse más de 900.000 yenes a la hora de organizar la ceremonia, un dinero que seguro preferirán no gastarse.

El bajo precio es uno de los aspectos a favor de este robot budista que, además, es la primera máquina del mundo capaz de reconocer los sentimientos y las emociones humanas. Ya son más de 10.000 los robots de este modelo en uso en todo el mundo, por lo que alquilarlos va a ser cada vez más fácil.

Queda claro que la inteligencia artificial va a llegar a los templos budistas para revolucionarlos totalmente, algo que puede provocar que los monjes budistas se queden sin trabajo para oficiar funerales. Sin embargo, creemos que quedan muchos años hasta que se dé esta situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *